sábado, 22 de marzo de 2008

Tiempo de

-
“El sabor de las cerezas”

que si no me conoces que si ropa tendida en el hotel cruzando de esquina a esquina nuestra habitación el almuerzo sobre la cama la merienda sobre la cama el postre sobre la cama una virgen sobre la cama podrías amarme y no saltar desde el balcón podrías ser un payaso un francés de ojos azul-mar azul-poesía el gato se relamió a través del cristal el crujir de las cuerdas las polillas ardiendo y un incendio de marfil tu reino gritas tu reino mi tierra el poder dorado
y todo porque nos quisimos tanto

Nos quisimos tanto
.

5 comentarios:

Domadora de Elefantes dijo...

Este poema me gusta más que el último. Además, siento predilección por las cerezas que forman parte de mi iconografía poética, más especialmente desde el segundo libro que escribí. La foto es preciosa ¿tuya?
En el escritorio de mi ordenador de casa las cerezas cuelgan entre las verdes hojas del árbol. Una imagen maravillosa que encontré en internet. A ver si un día la pongo en el blog.

Julio Castelló dijo...

Comestible como solo el amor lo es...

Petunia Roja dijo...

Me encantan las cerezas. Y tu poema.

Un beso y una flor en domingo de Insurrección.

VERA dijo...

Me gusta mucho.
Mis cerezan se han secado.

Un saludo.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

todo un poema prosaico. Hermosa foto como siempre