martes, 25 de marzo de 2008

Lived in bars



Tienes azúcar en las pestañas
(y no es ninguna metáfora precocinada)
Somos una explosión de vida juntos
sonrío hasta que me duelen las encías
y me sangra la médula en un silencio callado.

Con las madejas de lana que me regales
me fabricaré nuevas arterias
salpicaré de hilo rojo todo lo que no hayamos ya
convertido en poesía comestible.

Cuando canto tengo la voz ronca
-eso lo aprendí de Cat Power-
y me gusta afinarte en do mayor
mientras me esperas impaciente (receloso)
al otro lado del espejo.

Tengo un mundo mordiéndome la barriga
tengo las ganas palpitando
en las yemas de los dedos.

*

.

3 comentarios:

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

ya no sé si quedarme con tus imágenes o con tus palabras, se empiezan a complementar

Alicia Calero Cervera dijo...

se lo que es reir hasta no poder respirar... La verdad es que me encantan este poema...
Un saludo

Manolo Arana dijo...

buen poema


y estupenda canción (gracias por descubirme a cat power)