viernes, 27 de abril de 2012

Si belle



 Digamos que mis venas solo cobran sentido a lo largo de los trenes. Digamos curiosidad, balanceo noble de lo que somos, digamos futuro estallando oxígeno metempsicosis. Estallando miles de células. O traqueotomía, o salvavidas, o “remercier”. O sigamos diciendo lo que todos. Digamos que estoy durmiendo sobre el fantasma, sobre las voces que no dicen nada. Digamos que solo sueño con pájaros huérfanos, pájaros huérfanos con el cuello roto, con la sangre caliente, con dientecitos afilados, con el vuelo a través de una partitura. Digamos 24. Digamos 24 de abril y 24 años. Elegir ser diminuta. Digamos que no creo que en la inteligencia. Elegir estallar en burbujas. 24 decíamos. Digamos que no creo en la inteligencia. Digamos que no creo. 

 *

8 comentarios:

Anónimo dijo...

No tienen dientecitos los pájaros

Anónimo dijo...

24, el 24 de Abril y aguas mil. L.

Anónimo dijo...

Felicidades! no lo sabía.

Layla dijo...

pájaros con el cuello roto y dientecitos afilados, yo sueño con cosas como ésa.

Layla

Odile dijo...

Me encanta la fotografía, Laura.
Eternos 24.

Dara Scully dijo...

Digamos lo que no dice la voz ni la palabra.


(es el 24 un número hermoso,
desde siempre)

dulce susurro de cuchillas dijo...

Digamos Laura

bsos

Julio Castelló dijo...

Digamos que a pesar de todo ello disfrutamos...