domingo, 12 de octubre de 2014

1988

Clareaba un nuevo día, y antes de proseguir nuestro viaje a los mosaicos estuvimos un rato allí tumbados todos juntos en la hierba empapada de la pradera bajo el firmamento estrellado de mediados de mayo con las copas apoyadas sobre el vientre y las pinzas de un cangrejo invisible pellizcándonos por dentro, arriba y abajo, contemplando el espectáculo del tranquilo amanecer de la orilla del lago en calma, bastante ebrios, extenuados, con una especie de melancolía danzando en la boca del estómago, y también eufóricos por lo bien que había resultado todo, sin un solo fallo, perfecto, todos coincidimos en que había merecido la pena. 
La luz es como muselina estrujada. 
[...]

Técnicas de iluminación. Eloy Tizón





Esperamos el sonido del silencio,
La electricidad de la noche turquesa
Lo leve, la raíz cuadrada del sueño.
El temblor, su campo magnético salado
que golpea al viento, a la luz.

Hilvanamos el mapa o el espejo 
En el cuerpo del otro.

Sin miedo a las estructuras ni al paisaje.
Sin miedo a la carne ni a la simetría.

***

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Las técnicas de iluminación de las fotografías?

tournesols dijo...

Las técnicas de iluminación de la vida.

Bluemīnda dijo...

Qué bonito! :)

Javier Castillo dijo...

Uno dos tres y cuatro. La mar. Sí, estoy de acuerdo. Había merecido la pena

Isabel dijo...

Me alegro con cada publicación. Magnífica, como siempre.

Anónimo dijo...

1988, año del dragón, con el signo de tauro. Parezco un poco futuoróloga. Todo maravilloso. L.

Isabel dijo...

Felices Fiesta.