martes, 31 de agosto de 2010

A mourir pour mourir

Paseo entre las tumbas de lo sido
Muestro lo vivo a los muertos.

Javier Moreno





Vivo demasiado, escribo demasiado poco.
Tengo un sueño repetido mil veces, tengo un sueño tronando como un eco oscuro entre las paredes del estómago. El calor asfixiante del Sur. El calor húmedo, apretando la garganta con manos viscosas, enredando los tendones como hebras hinchadas. Mis piernas quebradizas me sabotean, me mienten, me anulan. Pero vivo demasiado, pienso demasiado, observo demasiado, callo demasiado. Dejo que ardan frente a mí todas las palabras antiguas, abortadas.

Las manos atrapadas en el tiempo.

Mientras dejo pasar un tren.
Otro.
Otro.
Otro.
Otro.

(...)

10 comentarios:

Belidor dijo...

Sigo vivo, pero creo que mañana moriré... :)

george dijo...

trenes azules

(zzz)

Juan A. Pérez dijo...

Vivo demasiado, observo demasiado, callo demasiado...¿vivo demasiado?

...escribo demasiado poco.

juan bello dijo...

el tiempo apremia

Emily dijo...

Yo escribo demasiado. Vivo demasiado poco. Pasan muchos trenes. Quiero saltar.

Hombre de arena dijo...

Hoy he escrito una linea. Me siento un Balzac!

Meike dijo...

Agárrate al "instinto".
Y pasarás del "demasiado" al "fugaz"

A ver si así, coges el tren y a ver qué. Siempre puedes bajarte, por cansarte/aburrirte "demasiado" en el viaje.

Alles Lüge dijo...

Yo muero demasiado.
Demasiado lento. Demasiado tarde.
Demasiado espacio a mis costados.

Maria dijo...

Entonces quedamos en la estación.

Tengo ganas de verte :P

karen valladares dijo...

Hermoso blog, Laura, me siento en sintionía contigo. Te mando un abrazo poético. Desde Honduras
te dejo mi blog

www.karenvalladares.blogspot.com
www.poetasdelgradocero.blogspot.com