martes, 3 de noviembre de 2009

Las diminutas personas

La nuit nous abandonne
La lumière délimite
A nouveau les personnes
Les personnes toutes petites.

Houellebecq





La piel está doliéndose en su tacto.

Bajo una luz infantil
la tormenta declina
lenta y erizada.

Cuando nadie mira
mi piel
lo anochece todo.
Mi tormenta
devuelve la humedad
de las palabras
a su tristeza última.


*

12 comentarios:

juan bello dijo...

no sé qué prefiero, las fotos, el poema... un abrazo señorita!

Hombre de arena dijo...

Il pleure dans mon coeur comme il pleut sur la ville...

Nuria dijo...

Ay Verlaine.... sí, las fotos, el poema, todo...

vente lau

Belidor dijo...

Mmmm... Hay algo extraño en tus botines que me inquieta...

tournesols dijo...

¡que son zapatos parisinos!

Belidor dijo...

Uy, perdón... De París, perdón, perdón.

Maria dijo...

las personas somos pequeñitas.


guapa! :*

tournesols dijo...

R, ...

M, guapa no guapa no, pequeñita.

Belidor dijo...

Me encanta todo lo que es y viene de París, sobre todo los girasoles pequeñitos...

Asesino de espejos dijo...

la piel se duele a sí misma, como un poema...


Saludos, :)

GIRLFREAK dijo...

muy buen blog... me gusta lo que escribes. saluu2

Julio Castelló dijo...

Esencial. Y metamórfica. Me encanta.