jueves, 24 de febrero de 2011

Sexo sordo

Porque vivir es casi.

Abraham Gragera


Sexo sordo escribe Abraham Gragera: sexo pronuncia y sexo bendice, mientras yo camino a tientas por la ciudad estéril. Sonrío a los perros y a los paracaidistas, como si alguno de ellos me escuchara a través del vértigo de lo cotidiano. Todos acarician jardines desiertos. Y el cuerpo, qué vergüenza. ¿Verdad? Qué vergüenza. Hélices de sol, látigos sobre la piel. No recuerdas cuándo la dentellada. Cuándo el alma. Un poco desnuda el alma. No protesto: cubierta la herida saboreo el pasado.

*

7 comentarios:

tormenta dijo...

la luz descubre nuestras costuras, no nuestra piel. por eso avergüenza.

Elena Lechuga dijo...

heridas cubiertas
heridas abiertas
cicatrices vistas
cicatrices dolosas

Emily dijo...

es casi vivir.
casi morir.

Julio Castelló dijo...

Sigue la fascinación. ¿Vergüenza?, ninguna.

soniamarpez dijo...

Aprovechemos ese casi.

M. dijo...

y rebozar en sal los apósitos.

Pez Susurro dijo...

Todos acarician jardines desiertos

es perfecto