lunes, 8 de noviembre de 2010

Titilar

No nos enseñaron a nadar
y en poco tiempo
aprendimos a ahogarnos.

Luna Miguel. Poetry is not dead



No nos enseñaron a nadar,
no entre el frío de las escaleras mecánicas, no entre esta lluvia diferente a cualquier otra. Ni siquiera entre las manos diminutas del silencio. Indiferentes gotas penetrando en mi boca. Entre el cielo oscuro y el mar oscuro y mi corazón oscuro que destila tierra húmeda. Entre el cielo y el mar y mi cuerpo,

elijo la tormenta.



*

6 comentarios:

Jorge Díaz dijo...

Elijo la locura, ¡a le lu ya!

L.E.Aute

Emily dijo...

a ahogarnos
entre los mares de gente,
las farolas,
las estrellas de mentira
que colgaban de los escaparates.

juan bello dijo...

Coming, she said, I'll give you shelter from the stomr.

Elena Lechuga dijo...

Si no nos enseñaron a nadar, nos compramos flotadores. De patitos, que molan más.
Besitos

Anónimo dijo...

Te felicito a ti por la imagen y a Luna por la palabra. L

Gordon Mason dijo...

Me gusta mucho su poesia. Fuerte a sus palabras!