sábado, 17 de septiembre de 2011

Yo estuve allí, ese es mi cuerpo

Me estoy arrepintiendo
de haber nacido, de sentir en este
instante que algo nuevo
voy acabando de aprender.

Alfonso Canales



Donde el sudor escapa de mi cuerpo y se convierte en insomnio; donde el mar ya no alivia y solo se sienten manos, uñas. Donde el silencio -qué sinónimo, qué intento amable?- da asco. Donde el asco es perezoso y se arrodilla. Donde hay una canción que se repite, afilada con rigor y parsimonia. Donde nos arrepentimos de todo. Donde morir es necesariamente más bello que nacer.

*

7 comentarios:

sonia·marpez dijo...

cuando todos los lugares resultan ser el mismo lugar.

Antolín Amador Corona dijo...

En aquel lugar donde es esdrújulo el olvido.
Kisses.

Pez Susurro dijo...

nunca, NUNCA, bajas el nivel, Lau.

Increíble.


beso.

tournesols dijo...

muchísimas gracias, G.

:*

Lucas Loomis dijo...

Efectivamente el silencio da asco , pero el asco atrae.Entre contradicciones se mueve el mundo.Saludos.

Anónimo dijo...

Yo estuve allí, pero no coincidí.

Julio Castelló dijo...

Quizás más bello pero mucho más inútil...
(La palabra que he de verificar en tu blog resulta ser "bledo"; intrigante.)