miércoles, 9 de marzo de 2011

L'amour l'après-midi

Lo que se llama desnudo supone una fidelidad desgarrada.

Georges Bataille


Giras sobre ti misma y escudriñas el pequeño dormitorio con la mirada. El pelo suelto, la espalda arañada.

Te balanceas, derecha, izquierda,
porque eres ligera.

Porque eres ligera acaricias el vacío.

La ciudad vacía y quién aquí.

Aquí es el lugar en el que nadie aprovecha su esplendor, o quizá sí. Oblicuo y dorado.

Me envuelve me hace vacilar
Me equilibra;

Me tambalea el mundo sobre el que toco desafinadamente: huesos, blanco, sombra.

Por eso no me preocupo y por eso me duermo con los brazos rodeándome a mí misma.

Caminar es esquivar perfiles.



*


5 comentarios:

María dijo...

El último verso desarma.

:*
miss U

soniamarpez dijo...

el vacío y esa escena...

Emily dijo...

y quién: los huesos.

Elena Lechuga dijo...

haces mirar alrdedor para
ver el dentro
escapando
el fuera
vaciando
el
lleno

george dijo...

zz
z