lunes, 14 de septiembre de 2009

Silence



La lluvia pujando fuerte contra los músculos
de una ciudad dormida.
La lluvia, que nunca
resbala, que nunca
termina de arrancarme
la piel.
Mi cerebro es agua
cosida con miedo.
Mi cerebro, mi lluvia,
mi no-ciudad.

Me muerdes el sueño.
Jamás dueles,
jamás mojas.

Desde la ciudad me lluevo como sueño.
Mis pies inseguros sobre el agua.

*

6 comentarios:

Juan Antonio Bernier dijo...

Bravo.

Belidor dijo...

Si te llueves, ¿lloras?

nuria ruiz de viñaspre dijo...

v-a-y-a f-o-t-o

Laura eres un crack

tournesols dijo...

:)

Gracia Iglesias dijo...

¡¡Belleza!!

Anónimo dijo...

en portugués:
http://incomunidade.blogspot.com/2009/10/silencio.html